El juicio por jurado, ya es ley en la Ciudad

La iniciativa, impulsada por el legislador de la UCR Leandro Halperín, propone que 12 vecinos decidan la culpabilidad o no de personas acusadas de delitos con condenas de al menos 8 años, como corrupción, robo a mano armada o violación. “Es una forma de transparentar la justicia”, coincidieron en la Legislatura.


Tras meses de impulsar la idea y explicar sus beneficios y funcionamiento, el juicio por jurados es ley en la Ciudad de Buenos Aires. El sistema, que ya se lleva adelante en otras provincias y lugares del mundo, fue aprobado con 55 votos a favor, 4 en contra y ninguna abstención. La iniciativa fue del legislador de UCR – Evolución Leandro Halperín, acompañada por los principales bloques. “Este esquema está previsto por la Constitución Nacional desde 1853. El objetivo es que todos y todas podamos asumir la responsabilidad de hacer justicia y que podamos administrar la justicia sin complicidades, sin presiones y con transparencia”, sostuvo Halperín.

▌De qué se trata

El proyecto plantea que los jurados estén conformados por 12 personas (10 titulares y 2 suplentes) con paridad entre hombres y mujeres de entre 18 y 70 años, seleccionados por sorteo del padrón electoral (no podrán participar quienes integren el Poder Judicial, policías o abogados). Ellos decidirán, luego de escuchar  el caso, si la persona acusada es culpable o inocente. Si se acuerda culpabilidad, es un juez quien luego establece la condena. La propuesta plantea que el sistema sea obligatorio para los delitos con penas mayores a 8 años, como corrupción, robo a mano armada o violación, entre otros. Para otro tipo de delito, el acusado podrá pedir aplicar el esquema de jurados, pero no será obligatorio.

No todo queda en manos del jurado: en la etapa de instrucción, participan jueces, fiscales y defensores, pero finalmente es el grupo de ciudadanos y cuidadanas quienes resuelven la culpabilidad o no. El jurado tiene que poder analizar todas las pruebas antes de decidir, y además no existe la instancia de apelación. ¿Qué pasa si no hay una decisión unánime o si el acusado expresa su desacuerdo? Se puede convocar a un nuevo juicio por jurados.

▌Ampliar derechos

“Con este proyecto estamos ampliando un derecho, que es el de la participación, y además mejoramos el derecho a tener justicia. Eso es hacer radicalismo”, argumentaba Halperin en la presentación de la iniciativa. Y enumeraba otras razones para ponerla en marcha: “En la Ciudad, no solo políticamente es viable, sino que financieramente es sustentable. El personal ya está capacitado, hay espacios (en la facultad, por ejemplo, hay una sala, el Consejo de la Magistratura tiene otra). No hacer juicio por jurado hoy en la Ciudad es perder plata, pero fundamentalmente lo que hacemos con este proyecto es derribar el prejuicio sobre si el pueblo está preparado para resolver. El pueblo no es menos que ningún juez, que ningún fiscal, que ningún abogado”.