Los síntomas más comunes son fiebre, tos y dolor de garganta. En algunos casos puede provocar dificultad respiratoria más severa y neumonía, requiriendo hospitalización.

Puede afectr a cualquier persona, principalmente a adultos mayores de 60 años y personas con afecciones preexistentes.