El 17 de Mayo de 1990, luego de años de reclamos de la comunidad LGBT, la Asamblea General de la OMS decidió retirar de su catálogo de enfermedades mentales a la homosexualidad. Se hicieron muchos avances en materia legislativa de diversidad de género pero aún no alcanza. La población trans sigue siendo una de las más vulneradas y con mayores problemáticas para acceder a las instituciones básicas como salud, educación y trabajo. Los crimenes de odio por la orientación sexual e Identidad de Género siguen siendo una realidad cotidiana vulnerando los derechos humanos de la diversidad sexual.

Actualmente colectivo LGBTIQ está luchando para liberar a Joe un chico trans preso por por defenderse de sus atacantes. Necesitamos mecanismos más efectivos para que estas injusticias no pasen más.

Como militantes de la Unión Cívica Radical de la Ciudad de Buenos Aires nos comprometemos a defender los derechos humanos de todxs.