Opinión | 16/03/2018

Vamos a fortalecer a la Unión Cívica Radical

Palabras de Guillermo de Maya, presidente del radicalismo porteño, en la asunción de las autoridades de la Comuna 1.

Estamos frente a nuevos desafíos, permanentemente el mundo y nuestro País están en constante movimiento. En muchos casos vemos como el fanatismo, la violencia y el individualismo parecieran estar ganándonos la batalla a los que creemos, profundamente, en la solidaridad, el dialogo y la honestidad intelectual.

Esta comuna, cada vez que sale de los comités a brindar un plato de comida al que sufre hambre, un abrigo al que sufre el frio o unas palabras al que se siente solo, no lo hace pensando en ganar una elección.

Estoy profundamente convencido que lo hacemos porque sabemos “que el otro somos nosotros”.

La democracia, tal cual nos dejó el legado de Raúl Alfonsín, debe necesariamente incluirnos a todos. A los que piensan como nosotros y a los que no piensan como nosotros también. También debemos pensar políticas y gestionar el estado para incluir a todos los que quedaron excluidos del sistema.

El negocio de la grieta, el de crear un antagónico no es el rol del Radicalismo. Nuestro rol es el de unir a los argentinos.

Somos la Unión Cívica Radical y tal cual lo pidiera Raúl Alfonsín les pedimos a todos unirnos bajo una misma bandera: la de la igualdad, el trabajo, la educación, la salud y la justicia.

No tenemos nada en contra con que Buenos Aires sea la ciudad más linda del mundo, pero creo inmoral priorizar poner una vuelta al mundo en Puerto Madero mientras haya una necesidad y una urgencia en un hospital, falte una vacante en una escuela o falte trabajo, seguridad, salud y justicia.

Les quiero decir que estoy dispuesto y convoco a todos los presidentes de los partidos políticos de la ciudad a un debate público y abierto para discutir estas prioridades.

Hoy nuestro debate no son las palabras, hoy nuestro debate y obligación es la acción política.

Una vez más los Radicales estamos dispuestos a llamar las cosas por su nombre.

Vamos a fortalecer a la Unión Cívica Radical para que el CAMBIO en la republica cumpla con el mandato de Gualeguaychú.

¿Qué más vieja política es sino la de dividir a los argentinos?, ¿qué más vieja política es sino la de descalificar al otro?

Nuestro país tiene una larga experiencia en ello.

Hoy, en la ciudad pareciera que nada nuevo ha llegado.

Me indigna que la ciudad este toda cortada, toda trabada. Las obras son nobles y necesarias, pero hacerlas todas juntas para inaugurarlas cuando haya elecciones me huele a querer “comprar” el voto de los porteños.

Ya me he comunicado con el presidente del Radicalismo de la Provincia de Buenos Aires, Daniel Salvador , para trabajar juntos en el CAMBIO.

No puede ser que pensemos en la ciudad de Buenos Aires como hace doscientos años, debemos pensar en una metrópolis que incluya a nuestros compatriotas del conurbano. No podemos permitirnos debatir si un Bonaerense puede atenderse en un hospital de la ciudad o inscribirse en un colegio.

El otro día me llamó un amigo para “couchearme”, diciéndome que mis discursos eran impostados, color sepia, y ese ya no era el estilo. No comprendió que mi rol es unir al radicalismo y hablarle a la política.

Nuestros legisladores Leandro Halperin, quien hoy asumió un nuevo desafío, nuestro pura sangre radical Juan Nosiglia, nuestra dedicada, humilde y comprometida Patricia Vischi, el humilde y paciente Marcelo Guouman. Nuestros diputados nacionales Carla Carrizo y Martin Lousteau, junto a nuestra auditora Mariela Coletta, son quienes asumieron la responsabilidad y el esfuerzo de representarnos a los Radicales de cara a la sociedad y ellos, con su acción política han demostrado y demuestran, día a día, que no solo no impostan sus palabras, sino que están a la vanguardia de las propuestas que el CAMBIO necesita.

No puedo comprender el cinismo de quienes dicen que van a ver con nos portamos los radicales, debemos responderles que nos vamos a comportar como lo hicimos siempre: con responsabilidad y ética republicana.

Hoy, en la Ciudad, cuando uno opina de manera distinta del partido de gobierno reaccionan enojándose y expulsando a todos aquellos que desde “EVOLUCION” apostamos a aportar la construcción de mayorías más amplias.

No podemos perder, más el tiempo porque hay urgencias que no pueden esperar.

Somos el primer partido que se pronunció orgánicamente a favor de la despenalización del aborto en la Argentina.

El pueblo, reza nuestra constitución, delibera a través de sus representantes. ¿Qué es eso, entonces, de la libertad de conciencia? Eso implicaría que cada legislador legisle según él y no como fue electo. No elegimos personas, elegimos partidos y propuestas y eso fue lo que honramos en nuestro último plenario.

Pero nada de esto podremos hacer sino salimos a la calle y puerta por puerta, plaza por plaza, esquina por esquina a contarles a todos como y porque haremos una ciudad “Moderna y de Iguales”.

Confío plenamente en que los hombres y mujeres que estamos aquí presentes estaremos a la altura de las circunstancias.

No debemos aceptar la cultura del individualismo y tampoco la cultura del populismo, porque en el medio esta la ética de la solidaridad que propone la Unión Cívica Radical.

Les deseo el mejor de los éxitos en esta nueva gestión y quiero extenderles el saludo y deseo de éxitos de toda la mesa de conducción del partido.

¡Muchas gracias y ADELANTE!

Guillermo de Maya
Presidente UCR Capital 

Palabras pronunciadas en la noche del 15 de marzo de 2018 en el comité Sergio Karakachoff de la Comuna 1.

 


Conectando con facebook..