Opinión | 15/10/2017

¿Dónde está el radicalismo?

Por Juan Francisco Nosiglia, legislador porteño.

Vale la pena unos párrafos para responder a esa pregunta que se hace en un par de videos que circulan promocionados por el oficialismo porteño y su millonario aparato mediático buscando confundir al electorado.

La UCR de la Ciudad tiene una sola lista: Evolución, la encabezan Martín Lousteau y Débora Pérez Volpin (afiliada a la UCR hace 30 años) y está llena de radicales.

Es la decisión del Congreso y la Mesa directiva de la UCR de la Ciudad ante la negativa del PRO a conformar Cambiemos en el distrito.
Resulta una defección que algunos pocos dirigentes llamen a votar a otra lista (como así de los afiliados que la integran y ya han sido separados del padrón partidario tal cual lo dicta nuestra carta orgánica). Más aun cuando uno de los mandatos de la UCR al conformar Cambiemos era el de fortalecer las instituciones de la República, entre ellas los partidos políticos, para avanzar hacia una democracia fuerte y más previsible.

La decisión de la UCR porteña se encuentra respaldada institucionalmente por el Comité Nacional, la Convención Nacional y las organizaciones partidarias (JR, FM y OTR). Para nosotros el cambio se fortalece con diversidad, con debate y con trabajo. Con grandes consensos.

Por eso el radicalismo militante, popular, progresista, joven y con futuro de la Ciudad de Buenos Aires está en la UCR. Algunos oportunistas podrán votar otra cosa, en la búsqueda de espacios que ya perdieron en el radicalismo. Ellos debilitan a la UCR. Muchos ciudadanos argentinos confían en Cambiemos por el rol que ocupa el radicalismo. Debilitarlo es debilitar la influencia que podrá tener la organización política en el futuro para debatir la reforma del Estado, la reforma tributaria y laboral, el futuro de la educación pública, la agenda de derechos humanos y más.

Alguien cree que cuando Raúl Alfonsín decidió enjuiciar a las juntas militares hizo una encuesta de opinión? Los radicales sostenemos la política de principios -y es el mejor aporte que podemos hacer a la democracia argentina-. Así la concebimos y lo seguiremos haciendo desde el lugar que nos toque. Aunque a algunos les siente mejor el calor del poder.

 


Conectando con facebook..