| 20/09/2017

Martín Lousteau relanzó su campaña y advirtió que “estamos viviendo tiempos de fanatismo”

En un teatro del Abasto, el candidato a diputado de Evolución compartió el escenario con Débora Pérez Volpin, que se postula a legisladora de la Ciudad. Busca darle pelea al PJ por el segundo puesto.

Con críticas a “la grieta” y a la polarización que, a entender de su espacio, le impidieron tener un mejor desempeño en las primarias, Martín Lousteau lanzó este martes por la tarde su campaña para las legislativas de octubre. “Compartimos con el PRO la importancia de dejar atrás el pasado. Tenemos acuerdos y diferencias en el presente”, hizo equilibrio el candidato a diputado por Evolución, en un discurso muy moderado y en la que quizás fue la única alusión al rival directo, el oficialismo en la Ciudad que con Elisa Carrió a la cabeza arrasó en las PASO.

En el Teatro Beckett, del Abasto, Lousteau destacó el espacio “plural” de Evolución donde también contó a los “independientes” como él mismo, y la primera en la lista para legisladores porteños, la periodista Débora Pérez Volpin.

En el acto ambos se sentaron en sillones blancos en el escenario, en un cuarteto que completaron la diputada radical Carla Carrizo –que va segunda, buscando renovar su banca- y el socialista Roy Cortina. Detrás, una veintena de dirigentes y candidatos, entre ellos el jefe de la UCR porteña, Emiliano Yacobitti.

En la Ciudad, la UCR porteña pateó el tablero y no se conformó Cambiemos. El macrismo y Carrió se presentan como Vamos Juntos, y los radicales junto a los socialistas porteños levantaron la candidatura del ex embajador de Mauricio Macri en Washington, que busca proyectarse para pelear otra vez en 2019 la jefatura de gobierno porteño, como sucedió en 2015 cuando por poco no le arrebata ese sillón a Horacio Rodriguez Larreta.

“El pasado no puede ser excusa para no elevar la vara de la discusión”, sostuvo Lousteau, que no pasó por alto cuestionar al kirchnerismo: “No pueden representar la igualdad aquellos que ocultaban los datos de la pobreza”, disparó. Sostuvo que “estamos viviendo tiempos de fanatismo. Nos acompañaron en las PASO un cuarto de millón de porteños. Necesitamos crear un movimiento de fanáticos del no fanatismo”, dijo en un llamado implícito a evitar la polarización. En las primarias, obtuvo 13%, lejos del piso de 20 puntos al que aspiraba.

Como “vocero” del espacio, Cortina sostuvo que “hubo un ruido ensordecedor de la polarización y el fanatismo que le hacen mucho daño al país. Lamentablemente todo hace pensar que seguirá igual en esta campaña”. Carrizo justificó el rol de Evolución: “Competimos porque el oficialismo ya ganó. Queremos ayudar a construir gobierno”. Y Pérez Volpin arriesgó críticas al gobierno porteño: “La grieta o un muro invisible nos está separando. Hay que ocuparse de las cosas urgentes. Hay 30 escuelas tomadas, y la ministra citó ahora a los chicos cuando ya se perdieron 20 días de clases”.

El teatro, de 88 butacas, quedó chico y muchos más simpatizantes y militantes quedaron afuera. Adentro se habló de "onda positiva" para encarar la campaña, en la que Lousteau se propone "nacionalizar" su discurso y la díficil misión de pelearle el segundo lugar al kirchnerismo, que en las primarias con Daniel Filmus a la cabeza de la lista más votada sacó 20 puntos. 

 


Conectando con facebook..