Sumá+ Evolución | 29/04/2017

“No me quieren en la interna porque un grupo de Cambiemos se volvió sectario y promueve la grieta”

El ex embajador en Washington se presentó en Córdoba. Duras críticas a Horacio Larreta.

Enojó al Gobierno e incomoda al radicalismo. La vuelta de Martín Lousteau al país hace ruido y obliga a Cambiemos a una discusión interna de cara a las elecciones en la Ciudad, donde el ex embajador de Estados Unidos quiere jugar la primaria contra Elisa Carrió, si lo dejan. Desde Córdoba, donde viajó a participar del Congreso de la Juventud Radical -su primera aparición pública desde la renuncia a Washington- es categórico con su mensaje y critica con dureza al jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta.

“Tenemos que ampliar Cambiemos porque cuando un espacio se transforma en refractario se vuelve débil. Lo que digo es lo mismo que leen Rogelio Frigerio, Emilio Monzó, Gabriela Michetti entre otros; la grieta la promueve un sector más pequeño que se vuelve sectario”, afirma.

-Habla de Rodríguez Larreta, ¿qué cree que evidencia con su postura?

-Yo creo que la alternancia en el poder es sumamente importante. El PRO en Capital ya lleva 10 años y al tratar de romper Cambiemos lo que tiene en la cabeza Rodríguez Larreta es que el PRO esté 16 años. Pero cambiar las reglas de juego para perpetuarse me parece lo contrario a ser republicano. Cambiemos nació de una PASO entre sus tres fundadores; la interna está en su ADN. Por eso, cuando estás privilegiando tu agenda personal en lugar de la agenda nacional estás siendo mezquino e interesado.

-¿Se barajó la posibilidad de armar una lista conjunta con Carrió?

-No es un tema transaccional. Yo lo único que pido es que haya PASO. ¿Qué es esto de que tenemos un instrumento en el cuál hacemos participar a la ciudadanía y ahora le decimos que no? Cuando las listas se diseñan negociando en un cuarto es porque están armando algo distinto a lo que haría la gente. Con las PASO las listas las arma la gente.

-¿Cómo es su relación con Lilita hoy? ¿Le preocupa perder con ella?

-Siempre tuvimos un lazo bueno y respetuoso. Hoy sigue siendo así a pesar de las diferencias. Yo ya le gané a Graciela Ocaña una vez y perdí con Lilita. No hay que tenerle miedo a las competencias.

-¿Hasta cuándo va a esperar o insistir?

-No hay un plazo. El tiempo límite será cuando se inscriban las alianzas.

-¿Y si no puede competir por dentro de Cambiemos?

-Si expulsan al radicalismo porteño de Cambiemos, cosa que me parece un disparate porque es destruir Cambiemos en un distrito clave, voy a ir por afuera.

-En la competencia lo van a tildar de ser lo mismo que el Gobierno. ¿Usted es oposición o es aliado?

-Quiero salir de la lógica binaria. Cambiemos tiene distintos matices y vemos diferentes cosas. Yo quiero dar esa discusión y que Cambiemos se consolide y perdure en el tiempo debatiendo sus diferencias.

-¿Cómo ve la situación del país?

-El diagnóstico es complejo. Salimos de un momento difícil pero la situación hoy no es fácil y lo que ofrece el futuro tampoco es sencillo de resolver. Tenemos el estado más grande de la historia, que se financia con la presión tributaria más alta del mundo y con déficit y a pesar de eso tiene un 30 % de pobres. Nadie puede tener el diagnóstico acabado ni la capacidad de salvar el problema solo. Esto requiere discusión de muchas partes y la grieta y la polarización puede ser una buena herramienta electoral, pero a la solución de los problemas de Argentina le hace muy mal y juega en contra para atraer inversiones.

-¿Cómo va ser su vida de vuelta en Buenos Aires?

-En primer lugar voy a volver a mi actividad profesional como economista y después, desde una fundación vamos a trabajar muy pormenorizadamente y convocando a sectores que piensen distinto para ver cómo formar los primeros consensos sobre el diagnóstico de la Argentina y cómo modificar al Estado para que sea más productivo. 

 


Conectando con facebook..