"El Gobierno de la Ciudad tiene 2,5 veces más de dinero por habitante, ajustado por inflación, que en 2003 pero nuestros hijos no reciben una mejor educación, ni un mejor sistema de salud, ni un mejor sistema de transporte público", expresó el legislador.

"A pesar que contar con el mayor presupuesto de la historia, el Ejecutivo porteño gasta $2 millones por día en publicidad en lugar de mejorar nuestra calidad de vida. Con ese dinero se podría duplicar la infraestructura de hospitales, de las escuelas y hasta se podrían formar 15 mil policías nuevos. El PRO destina en publicidad el triple que el Gobierno Nacional en términos de presupuesto", finalizó Lousteau.

El encuentro contó con la presencia de la diputada nacional, Carla Carrizo; y los legisladores porteños Inés Gorbea, Juan Nosiglia, Hernán Rossi y Hernán Arce.