| 30/09/2007

"Hay que volver a crecer"

El postulante de la coalición Una Nación Avanzada (UNA) plantea “volver al modelo de crecimiento y consumo”, como califica a su gestión como ministro de Economía años atrás. Entiende que Néstor Kirchner se apartó de ese camino. Marca diferencias con Elisa

LAVOZ.com.ar - Roberto Lavagna se manifiesta convencido de que en la oferta para las elecciones del 28 de octubre tiene esencialmente dos modelos: “El centro progresista” que él encabeza y el de los Kirchner, que a su juicio no lo es porque “se desvió” del camino original. Y aunque no quiere hacer predicciones, como candidato a Presidente se entusiasma con la posibilidad de competir en un balotaje con Cristina Kirchner, la postulante del Gobierno.

De origen peronista, Lavagna fue ministro de Economía de los presidentes Eduardo Duhalde y Néstor Kirchner. Desde el año pasado comenzó a elaborar una alternativa que alumbró la coalición Una Nación Avanzada (UNA), donde convergen varios partidos nacionales –entre ellos el radicalismo– y numerosas fuerzas provinciales. Lavagna lleva al radical Gerardo Morales como candidato a vice y ayer llegó a Córdoba en una gira que abarcó Rosario, Paraná, Santa Fe, Rafaela y San Francisco. Arribó junto a los radicales, que postulan a Heriberto Martínez como primer diputado nacional. Aunque en Córdoba, Lavagna tiene también otra boleta, que inicia Héctor Del Campillo.

–¿Cuáles serán la primeras medidas si llegan al gobierno?

–Hay tres ejes centrales. Se debe cambiar el programa económico, porque se desvió. Ocurrió por la excesiva intervención del Estado en la economía, con el control de precios; no se hizo la ley de cero impuesto a las Ganancias para las Pymes, no se hizo el fondo anticrisis. En lo institucional, el retroceso es fenomenal con las leyes que permiten la concentración del poder. Y en política exterior, hay un peligroso acercamiento a (el presidente de Venezuela), Hugo Chávez, y un alejamiento de Brasil,Chile, Uruguay... hay que volver a fortalecer el Mercosur.

–¿Volverá a aspectos de lo que fue su gestión en Economía?

–En lo conceptual, volveremos al modelo original de seis patas: consumo fuerte, mejor distribución del ingreso, fuerte superávit fiscal, un dólar competitivo, tasas de interés bajas y desendeudamiento.

–¿Por qué hay una inflación persistente y cómo ve esta cuestión?

–Hay dos motivos centrales. Primero, es muy fuerte la desaceleración de la inversión, que ya se nota desde el segundo semestre del año pasado. Segundo, se gastaron más de la mitad del superávit fiscal que les dejamos al fin de 2005.

–¿Por eso usted propicia volver al modelo de 2002?

–Hay que volver a enfrentar la inflación evitando el modelo actual “patovica” de control de precios, y evitando el otro modelo que por ahí surge (luego aclararía que lo dijo en alusión a la candidata presidencial Elisa Carrió) de enfriar la economía. No se puede hacer esto cuando hay tantos pobres. Hay que seguir creciendo.

–¿Cuál es la posibilidad de que una fuerza opositora llegue al balotaje?

–Puedo plantearlo al revés, ¿cuál es la posibilidad de que el oficialismo evite el balotaje? En la elección de 2005 no llegaron al 40 por ciento de los votos. Se quedaron en el 38 por ciento y era el mejor momento de ellos. Luego, ¿cuántas elecciones perdieron?

–Está bien, pero ¿cómo entiende el el supuesto apoyo popular que conservan?

–Usted lo dijo, es un supuesto apoyo popular. Hay un fenomenal trabajo de marketing en el país y en el exterior, y hay presiones a la prensa que ayudan a vender una imagen que no es la realidad.

–¿Siente que compite con Carrió por el principal lugar de la oposición? Incluso usted tiene el apoyo de la UCR y hay radicales que simpatizan con ella.

–El nuestro es un proyecto centro-progresista. Y esa es la diferencia con otros.

–¿Cómo la define a ella?

–No, no... a Carrió no la voy a ubicar en ningún lado; pero están las dificultades propias del zigzagueo y cuando se termina el zigzagueo, lo que queda no es el espacio centro progresista. El nuestro es un frente sólido, con cuatro partidos nacionales y muchos provinciales, que empezó por el programa, para ver las coincidencias, y no por el reparto de cargos.

–¿Cómo analiza el conflicto en las elecciones de Córdoba?

–Con tremenda preocupación. Por su tradición y nivel sociocultural, Córdoba está por encima del promedio de las provincias argentinas. Que esto haya pasado acá, me parece particularmente grave.

–¿Cómo analiza la situación política hoy y el sistema de partidos en la Argentina?

–El sistema está muy segmentado. Tiene que ver con el “que se vayan todos” de 2001. La crisis más aguda pasó, pero la cuestión todavía está a flor de piel. No hay un reencuentro a fondo de los partidos políticos con la sociedad. Mire, hay dos modelos. El Presidente decidió enterrar al justicialismo y la UCR y hacer una ingeniería electoral con un partido supuestamente de izquierda que es el suyo y otro adversario que también es suyo, porque él lo elige y lo financia. El otro modelo es el nuestro, de reconocer las virtudes y errores del PJ y la UCR y construir sobre esa realidad. No hay democracia sin partidos. Entre partidos inventados y otros con historia, nosotros elegimos lo segundo.

 


Conectando con facebook..