| 24/09/2007

Gil Lavedra destaco que a dos años de reabiertas las causas por delitos de lesa humanidad solo se ha juzgado a dos policias y un cura

Consideró que el gobierno no quiere que los juicios se hagan y que al ritmo actual se tardará 20 años en cerrarlos

El candidato a senador nacional de la UCR por la Ciudad de Buenos Aires, Ricardo Gil Lavedra, calificó hoy a la gestión de derechos humanos del gobierno del presidente Kirchner como de “oportunismo político” porque tras una “muy importante voluntad política que puso de manifiesto para que los delitos de lesa humanidad se juzgaran” ahora “da la sensación de que el gobierno no quiere que los juicios se hagan”.

Gil Lavedra, que fue uno de los seis miembros de la Cámara Federal que condenó a las juntas militares en 1985, destacó “luego de dos años de que se reabrieran todos los juicios, se ha juzgado nada más que a dos policías y a un cura” y estimó que a este ritmo “vamos a estar 20 años más con estos juicios, cuando es una aspiración de todos los argentinos poder cerrar con justicia esa etapa tan dolora de la historia argentina”.

El jurista, que por primera vez se presenta a una contienda electoral, destacó la renovación interna que atraviesa la UCR de la Capital, donde, indicó, “se está produciendo un recambio de dirigencias muy importante” con una conducción caracterizada por “jóvenes de entre 30 y 40 años, de diferente extracción: abogados, empresarios, trabajadores, pero obre todo muy jóvenes y con mucha vocación”.

En declaraciones que hizo esta mañana al periodista Guillermo Laborda, por radio El Mundo, el candidato radical manifestó que una de las causas de la “decadencia” del sistema político argentino ha sido precisamente que la dirigencia se “enquistó en el poder. Los partidos necesitan renovarse permanentemente y sobre todo renovarse de la mano de la juventud”.

Como contracara de esa renovación, Gil Lavedra señaló al “modo de hacer política” del presidente Kirchner “a través de la caja, comprando a determinados dirigentes” para armar lo que denominó “el partido del poder” porque “está para posibilitar la perpetuación de gobernadores, de intendentes”. El jurista ubicó allí a “un grupo de dirigentes radicales, los denominados K, que por perpetuarse en el poder, han pasado del radicalismo al Frente para la Victoria”.

Gil Lavedra reclamó entonces como “muy importante que  se coloque en la agenda pública la necesidad de reconstruir las organizaciones partidarias” porque  “no puede haber democracia que funcione sin partidos políticos. No puede haber democracia que funcione sobre la base de estos personalismos extremos”.

Admitió en ese sentido que “los partidos  tienen que ser diferentes; más abiertos, más permeables, darle mayor cabida a la juventud, pero sin duda tienen que ser organizaciones con reglas, disciplina, y no estos personalismos de hoy en día”.

Gil Lavedra destacó que la UCR junto con el candidato presidencial que encabeza su lista, Roberto Lavagna, “”han elaborado un programa de gobierno, un verdadero plan que abarca todas las áreas, medio ambiente , seguridad, educación, salud, medidas contra la inflación. El plan que la Argentina necesita”.

“Es seguramente la propuesta más seria, concreta, más detallada, sobre lo que corresponde hacer en la Argentina y no cabe ninguna duda que Lavagna es el verdadero autor de la resurrección económica argentina”, dijo.

El candidato radical sostuvo que ahora “el crecimiento argentino se encuentra amenazado por lo errático de muchas políticas” de  “un gobierno que está a la deriva, que no sabe como enfrentar la inflación, que la única manera como lo hace es mediante el fraude, mintiendo; que no tiene política energética. Es necesario que la Argentina tome las correcciones necesarias para seguir creciendo, pero con equidad”, concluyó.

 


Conectando con facebook..