| 21/09/2007

Gil Lavedra lanzó su campaña con un fuerte discurso en el que apeló a la recuperación del radicalismo y condenó la gestion de gobierno.

Pidió hoy a todos los radicales que lo acompañen en sus esfuerzos para convertirse en senador nacional para “llevar la voz de la UCR Capital al Congreso” y “sancionar leyes fundamentales que hacen falta para combatir la inseguridad.

Al hablar ante unos 400 militantes en el acto de lanzamiento de las candidaturas de la UCR Capital para las elecciones del próximo 28 de octubre, el primer candidato a senador, Ricardo Gil Lavedra, exhortó a los radicales a movilizarse para ganar la elección. “Hay millones de radicales; el radicalismo es una cultura enraizada en la sociedad en la defensa de la República; salgamos a buscarlos”, pidió Gil Lavedra en medio de ovaciones.

Gil Lavedra criticó severamente al oficialismo por ofrecer “más de lo mismo y llamó a los radicales a no tener ya vergüenza por haber participado del gobierno de la Alianza. “Ya pagamos con creces por eso, mientras nuestros socios de entonces están con Kirchner en el gobierno”, expresó.

“Quiero ser senador por la Ciudad para acompañar el programa de gobierno, para luchar denodadamente para que el Congreso funcione, legisle y controle, para seguir batallando en procura de la autonomía plena de la ciudad, policía, justicia, puerto, transporte y juego son las asignaturas pendientes para que la Ciudad deje ser intervenida parcialmente por el gobierno federal”, expresó.

 “Los porteños tenemos derecho a gobernarnos por nosotros mismos. No queremos ni necesitamos la tutela del gobierno federal ni queremos seguir tolerando que se nos saquen ingresos que son nuestros”, reclamó.

 El acto

El acto fue abierto por el nuevo presidente de la UCR Capital, el joven abogado Carlos Más Vélez, quien destacó el espíritu renovador de la nueva conducción, que se expresó también en la escenografía que presentaba el Comité Capital. También habló la diputada nacional Silvana Giudici, quien encabeza la lista de candidatos a diputados. 

En una exposición tan esclarecedora como ardorosa, Gil Lavedra destacó que a diferencia del resto de la oferta electoral en la Ciudad, los integrantes de la “histórica lista 3” son candidatos por decisión de los afiliados en elecciones internas. “Ninguno de nosotros ha sido elegido por la lapicera de alguno de los líderes políticos populares de hoy, ni por los acuerdos de una alcoba, ni por los medios de comunicación o los grupos de poder. Estamos aquí por la voluntad expresa de los afiliados de la UCR, surgida de las  elecciones internas del pasado 15 de julio”.

Gil Lavedra dijo que “el Congreso no necesita más delegados de Kirchner” y manifestó la disposición de los candidatos radicales “a trabajar en la construcción de una alternativa diferente en un país que respete la ley, en un país más seguro, en un país sin pobres, en un país con educación pública de calidad, en un país con pluralismo, en un país que debata sus problemas en paz. 

Gil Lavedra les pidió a los radicales que participen “sin vergüenza, porque todos sufrimos la frustración de la alianza, de un gobierno que no pudo o no supo salir del cepo mortal de la convertibilidad. Pero esa factura la hemos pagado con creces los radicales  –agregó- y la hemos pagado solos porque nuestros socios de aquella época están en el gobierno de Kirchner, en puestos internacionales de relevancia, en embajadas, en ministerios, en el Congreso”.

“El 28 de octubre no es una fecha mas para los radicales porteños. Tenemos una oportunidad. No nos presentamos a ver si la diosa fortuna nos toca. No integramos una fuerza política que deserta; no estamos de paso en la política”, arengó Gil Lavedra.

Entre quienes aplaudían en la primera fila se encontraban dirigentes históricos como la Dra. Florentina Gómez Miranda e Hipólito Solari Yrigoyen, asi como Roldolfo Terragno, quien compitió en las elecciones internas con Gil Lavedra y recibió cálidos elogios tanto del candidato a senador como de Silvana Giudici.

Los partidos políticos

Gil Lavedra abogó en su discurso por la recuperación de los partidos políticos porque “por definición –dijo- no hay democracia sin partidos y el problema de la Argentina de hoy es que están desapareciendo los partidos. Así no puede funcionar un sistema político”.

Destacó entonces que en la Argentina “la escena de la política es dominada por un gobierno que descree de los partidos y los erosiona, despreciándolos para el diálogo, comprando y cooptando dirigentes con dineros públicos e inventando esos versos de la transversalidad y de la concertación plural” y que por otro lado hay “un grupo de personas de gran popularidad mediática que tejen y destejen las alianzas mas insólitas, arman partidos a su paladar y luego los abandonan, eligen discrecionalmente a su corte de seguidores, caprichosos, egocéntricos, autoreferentes, se pelean entre sí o se amigan” y que “a su vez, los dirigentes políticos saltan con total impudicia de un grupo a otro brindando un espectáculo patético y desconcertando a la ciudadanía sobre dónde está y qué piensa en verdad cada uno”.

De todas formas advirtió que “los partidos deben adecuarse a los tiempos” dado que “han perdido el monopolio del espacio público y deben aprender a convivir con los medios y con otras organizaciones sociales. Deben cambiar sus estructuras para ser permeables a los requerimientos del pueblo; deben profesionalizar su actividad; deben luchar por influir en la agenda pública; deben promover nuevos liderazgos; deben ser abiertos a la sociedad, modificar sus prácticas, renovar sus dirigencias, darle cabida a la juventud”.

Derechos humanos

Una parte sustancial del discurso fue cuando se refirió a los derechos humanos, tras destacar el papel cumplido por el ex presidente Raúl Alfonsón, Gil Lavedra exclamó: “a los radicales no nos van a correr con eso de los derechos humanos. El azar de la historia me puso como protagonista en esos difíciles años de la transición democrática, en la que se produjeron tres alzamientos militares contra las autoridades elegidas por el pueblo y debo decirles –recordó. que no descolgué ningún cuadrito por televisión. Junto a un grupo de valientes magistrados, apliqué la ley y condené a los autores del plan criminal que se puso en marcha en la Argentina, mientras otros en el sur militaban en el partido de la especulación inmobiliaria”.

Destacó entonces que en materia de derechos humanos “la responsabilidad de la democracia y de sus instituciones es asegurar un mínimo de igualdad en el goce de derechos y en el acceso de bienes públicos para generar ciudadanos, es decir sujetos autónomos”

“No se es ciudadano porque se vote; para eso es preciso disfrutar de cosas básicas que permitan desarrollar autonomía, alimentación adecuada desde la niñez, acceso a educación pública gratuita, acceso a la salud, al trabajo, a la vivienda, etc. De lo contrario no tenemos sujetos responsables, sino clientes cautivos, a los que se compra con dádivas, con colchones, mantas, alimentos, electrodomésticos o plata”, enfatizó.

Gil Lavedra indicó que “el desafío de la argentina de hoy es el desarrollo económico con equidad y  sustentable” y que “ninguna de ambas cosas sucede en la Argentina de hoy. Crecemos pero inadmisiblemente mantenemos tres millones y medio de personas en situación de pobreza extrema. No estamos distribuyendo los ingresos con equidad. Algunos se enriquecen y otros se mueren de hambre”.

Sostuvo en ese sentido que “este crecimiento no es sostenible en el tiempo, porque faltan políticas para hacerlo: no hay política para la crisis energética, que coloca en dificultades al desarrollo; no hay políticas para la inflación. La política antiinflacionaria es la mentira, el fraude, el gobierno cree que mintiendo, tergiversando los índices del INDEC, no hay inflación; cree que mandando a un matón armado a apretar a empresas y comerciantes amenazando con una ley de la época de la seguridad nacional, como la de abastecimiento, los precios no suben”.

También dijo que el desarrollo en democracia “requiere instituciones republicanas funcionando, libertad de expresión, independencia de la justicia, transparencia y rendición de cuentas. Así ocurre en los países avanzados”

Gobierno opaco

“Todo eso falta –exclamó-..El gobierno ha degradado las instituciones republicanas, concentrado el poder en sus manos con el objeto de manejar dineros públicos a su voluntad; ha vaciado de actividad al Congreso gobernando por decreto, ha afectado la independencia judicial al reformar el consejo de la magistratura para tener injerencia en la designación y remoción de los jueces; ha impedido la sanción de la ley de acceso a  la información pública; maneja discrecionalmente la plata de todos para subsidiar amigos  o comprar adherentes; es opaco en su gestión y ya ha aparecido la corrupción como una mancha de aceite venenosa”.

Seguidamente, en una clara alusión a la oferta electoral presidencial del oficialismo,  dijo que “nos ofrecen más de lo mismo. El cambio dentro del cambio, la calidad institucional parecen una burla en boca de quien lideró la reforma a la ley del Consejo de la Magistratura, lideró la reglamentación de los DNU, lideró la obstaculización a la sanción de la ley de acceso a la información. Afirmar eso es tomarnos de tontos; no sabemos tampoco cuáles son sus políticas para superar el problema de la inseguridad, de la pobreza, de la inflación. Seguramente no ha tenido tiempo de prepararlas dada su nutrida agenda de viajes al exterior”.

Lavagna-Morales

Gil Lavedra explicó entonces que “la UCR, a través de sus cuerpos orgánicos, ha concertado con otras fuerzas políticas y en especial con Roberto Lavagna y su grupo, un verdadero plan de gobierno, aprobado por las convenciones de Rosario y Avellaneda, y ha decidido que la fórmula Lavagna-Morales es la más adecuada para llevarlo a cabo”.

“Se trata de un verdadero programa de gobierno, área por área, preparado minuciosamente por equipos técnicos de los partidos para enfrentar el desafío de la reconstrucción institucional y del desarrollo con equidad social”, dijo.

Manifestó también que “la convención de la UCR entendió que Lavagna era el hombre adecuado para liderarlo. y que el presidente de nuestro partido era el indicado para acompañarlo. Funcionario de gobiernos radicales, posee una experiencia probada; se hizo cargo de la economía del país en circunstancias críticas y estableció las bases de lo que se llama el modelo y el que Kirchner, que siempre se apropia de éxitos ajenos, pretende ahora usufructuar”.

 

 


Conectando con facebook..