23 julio, 2024

Audiencia pública: la UCR presentó un proyecto para nombrar “10 de diciembre de 1983” a la calle circular frente al Congreso

El 10 de diciembre de 1983 es una fecha que difícilmente los argentinos podamos olvidar. Si bien en todo el mundo ese día se celebra el día de los derechos humanos, en nuestro país la fecha especial es doble: también recordamos el día de la recuperación de nuestra democracia luego de años de un gobierno militar que torturó y desapareció a miles de personas. El 10 de diciembre de 1983 significa la reconstrucción de una sociedad que pudo volver a elegir, que empezó a reconstruir la diversidad de voces y miradas. Y todo eso de la mano de nuestro querido Raúl Alfonsín. Por eso, la UCR Capital acompañó con orgullo el proyecto del legislador Marcelo Guouman para nombrar a la calle circular ubicada frente al Congreso de la Nación “10 de diciembre de 1983”.

Lo más sabio que hizo Raúl Alfonsín es lograr que la democracia no sea una causa de un partido solo o de una sola parte de la sociedad. Desde ese día, el 10 de diciembre de 1983, nadie reivindica la violencia como método político. Y por eso creo que es importante una calle de la ciudad que evoque el mayor logro colectivo de nuestros tiempos”, aseguró la presidenta de UCR Capital, Mariela Coletta, quien fue una de los cuatro oradores de la audiencia pública, un paso que requiere este tipo de iniciativas. “Ese 10 de diciembre arrancaba una misión histórica más que complicada para Raúl. Para convencer a todos hizo mucha política y lo consiguió. Fundó la experiencia democrática más duradera de nuestra historia y tuvo, además, que convencer a la sociedad de que se podía lograr”, agregó.

Francisco Loupias, secretario general de la Juventud Radical de Capital, también sumó su testimonio. “Muchos de nosotros somos hijos de la democracia que festejamos la posibilidad de expresarnos libremente, de elegir nuestros representantes y poder participar en los partidos políticos. Democracia, que por supuesto ha tenido altibajos, que en muchos casos no pudo resolver las problemáticas de nuestra sociedad, pero que sin ninguna duda es el único sistema que respeta los derechos de todos”, dijo. Y reivindicó: “Y así como en 1983 la sociedad y gran parte de la clase política entendió que debía luchar por mantenerla, hoy, 40 años después, debemos seguir trabajando no para mantenerla, sino para mejorarla y construir desde ahí un país más equitativo e igualitario”.

Otro de los que compartió su mirada fue el presidente de la Juventud Radical de la Ciudad, Agustín Rombolá. “Tuve el honor de exponer las razones para que la calle sin denominación que se encuentra frente al Congreso pase a llamarse «10 de diciembre de 1983». Este fue el día de la democracia para siempre, el día de la victoria definitiva de la vida y la alegría democrática por sobre el odio y la muerte de la dictadura. Eso debemos celebrar. Nuestra misión generacional, sin lugar a dudas, es trabajar para que el 10 de diciembre de 1983 sea el hito fundante de una República Argentina democrática, libre, desarrollada y equitativa”, explicó.